Si vas al médico por una afección “X”, seguramente te mandará a hacer un montón de exámenes médicos, te recetará muchos medicamentos y en adición te indicará un régimen especial de alimentación, entonces adivina: ¿cuáles serán los primeros alimentos que deberás eliminar de tu dieta? Los ácidos o mejor dicho los que dejan un residuo ácido luego de haber sido procesados por el organismo. Piensa por un momento en esto, ¿por qué te piden que retires de tu dieta ese tipo de alimentos? ¿Será para que ayudes a tu cuerpo a trabajar mejor? ¿Será para que lo ayudes a sanar? Entonces una vez que mejoras con los “medicamentos” y haciendo la dieta que te indicaron, vuelves a tu mismo estilo de alimentación y tarde o temprano el ciclo vuelve a comenzar.

¿No sabes como comenzar? Te enseño a armar tu propio Menú Alcalino –>  Cómo hacer una Dieta Alcalina: Ejemplo Completo de Menú Alcalino

Sé que cultural, social e incluso personalmente es difícil deshacerse de creencias y mitos con respecto a nuestra forma de alimentarnos. Durante mucho tiempo, hemos adoptado ciertos hábitos alimenticios que consideramos sanos o inocentes cuando en realidad no lo son. Tal es el caso de la carne roja, siempre nos han dicho que es una proteína esencial que no puede faltar, cuando en realidad nuestra fisionomía demuestra que somos herbívoros por naturaleza y que le toma a nuestro cuerpo 7 días deshacerse de residuos tóxicos provenientes de carne en descomposición. También es el caso de los lácteos de origen animal, siempre nos han dicho que es la principal fuente de calcio y que es esencial para el desarrollo de los huesos, cuando en realidad somos naturalmente intolerantes a la lactosa y el consumo de estos está directamente relacionado con el desarrollo de ciertos tipos de cáncer. Hay muchos intereses detrás de los grandes sectores industriales como los de la carne, lácteos, azúcar, alimentos procesados y sobre todo el farmacéutico, a los que no les interesa que un doctor te diga que tu manera de alimentarte es una de las grandes responsables de tus males de salud. Imagino que es descomunal el dinero que hay detrás de todo eso y lo peor es que se apoyan en los gustos de los consumidores; simplemente hay muchas personas que no están dispuestas a dejar o abandonar sus malos hábitos alimenticios que es lo que en realidad las enferma.

Mi intención no es encadenarme a las puertas de una gran corporación y exigir que se divulgue la verdad o convencerte de que te unas a mí y te conviertas en un protestante por los derechos de la buena salud; mi verdadera intención es concientizarte sobre tus hábitos alimenticios y cómo puedes mejorarlos. Por eso, estaré hablando sobre la alimentación alcalina y sus muchos beneficios.

En Qué Consiste una Alimentación Alcalina

La dieta alcalina es una teoría que se ha disputado mucho, según la ciencia este tipo de alimentación es un mito que carece de bases científicas que la avalen o sustenten. Sin embargo, cuando te enfermas, lo primero que hacen es prohibirte comer algunos alimentos, ¿sí o no? Entonces, para mí no es tan descabellado adoptar hábitos alimenticios que promuevan un ambiente más agradable o alcalino para que tu cuerpo funcione con la eficiencia y el equilibrio que merece.

El PH lo que hace es medir el nivel de acidez o alcalinidad de una solución, por ejemplo, el agua tiene un ph de 7 en una escala de 0 a 14, entonces el agua tendría un valor neutro por estar justo en el medio. Ahora bien, todo lo que tenga un valor por encima de 7 es alcalino y todo lo que tenga un valor por debajo de 7 es ácido. Nuestro cuerpo tiene un ph aproximado de 7,4 en sangre, lo que quiere decir que es ligeramente alcalino; sin embargo, hay otros sistemas que requerirán de cierto nivel de acidez para hacer sus funciones básicas, como es el caso de los intestinos, el estómago y la vagina.

Cada vez que consumimos un alimento, nuestro cuerpo lo procesará, sintetizará y utilizará como combustible, luego de esto, el alimento dejará un residuo o ceniza que dependiendo de su composición será un residuo ácido o alcalino. Veamos cuáles son estos alimentos.

Alimentos Ácidos vs Alimentos Alcalinos

Tal como lo expliqué anteriormente, podemos clasificar los alimentos según el residuo que dejan en el cuerpo luego de ser consumidos, acá te dejo el detalle

Alimentos Acido Vs Alimentos Alcalinos

Ya tenemos la clasificación y ya sabes entonces en qué alimentos te puedes apalancar para construir un estilo de vida o hábito alimenticio más sano y alcalino. Particularmente y para comenzar, te recomiendo hacer un equilibrio entre alimentos ácidos y alcalinos con una proporción 80/20; es decir, incluye en tu dieta un 80% de alimentos alcalinos y un 20% de alimentos ácidos; sin embargo, hay algunos alimentos ácidos que no aportan ningún tipo de beneficio y los puedes eliminar por completo de tu vida; como es el caso de: el azúcar refinado, refrescos, jugos envasados, embutidos y enlatados.

Cómo Sustituir los Alimentos Ácidos

Existen muchos alimentos de origen vegetal que pueden sustituir perfectamente alimentos ácidos e incluso tienen mayor valor nutricional. Veamos un ejemplo.

Leche de vaca. Tal como lo comenté, aún existe en el imaginario colectivo que la leche de vaca es la única y principal fuente de calcio; sin embargo, está completamente demostrado que no es así, existen muchas alternativas vegetales que reemplazan la leche de vaca con mayor y mejor eficiencia para nuestro cuerpo. Por ejemplo, puedes hacer leche de coco, leche de almendras y leche de soja e incluso hay mayor porcentaje de calcio en el brócoli, higos secos y garbanzos. Así que consúmelos porque de paso son alcalinos.

También puedes consumir complementos naturales que alcalinizan tu PH en sangre, como es el caso del cloruro de magnesio (siempre está presente en mi vida) el bicarbonato, el aceite de oliva y el aceite de coco orgánico o para consumo humano.

Diferencias entre un Cuerpo Ácido y un Cuerpo Alcalino

En esencia, lo que se busca con una alimentación alcalina es proveer al cuerpo de las mejores condiciones para que realice sus funciones de forma óptima además de evitar el desarrollo de enfermedades. Recuerda que somos lo que comemos y nada más cierto en cuanto al cuerpo se refiere. Al alimentarte con un adecuado balance entre ciertos alimentos ácidos y mayormente de alimentos alcalinos, promoverás la alcalinidad de la sangre para que cumpla su función de llevar oxigeno de calidad a todas las células.

Un cuerpo ácido, o con un ph en sangre menor a 7,4 será un caldo de cultivo para el desarrollo de enfermedades e incluso puedes desarrollar acidosis corporal o acidosis metabólica que básicamente se desarrolla por los alimentos que consumimos. Muchas personas viven con esta condición y ni siquiera lo saben, acá te dejo algunos síntomas:

  • Fatiga crónica
  • Dolor de cabeza
  • Acné
  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Respiración corta
  • Encías inflamadas
  • Dolor articular

Beneficios de una Alimentación Alcalina

Ahora bien, un cuerpo alcalino tendrá un PH de 7,4 o ligeramente por encima, funcionará de manera óptima, será más resistente al desarrollo de enfermedades y te sentirás mucho mejor, tu cuerpo te lo agradecerá. Repasemos los beneficios de una alimentación alcalina.

  • Previene la osteoporosis
  • Equilibra el sistema hormonal
  • Depura el organismo
  • Reduce el riesgo de diabetes
  • Regula la tensión arterial
  • Previene algunos tipos de cáncer
  • Evita infecciones urinarias
  • Mejora las funciones digestivas e intestinales
  • Ayuda a bajar de peso
  • Interviene en la regeneración celular
  • Ayuda a aumentar los niveles de energía y vitalidad
  • Mejora el rendimiento cognitivo y la claridad mental
  • Fortalece el sistema inmune

Por experiencia propia sé que adoptar nuevos hábitos alimenticios puede generar cierta resistencia; sin embargo, mantener tus metas de salud claras y que el amor verdadero hacia tu cuerpo esté presente, serán fundamentales para el éxito de tu plan de alimentación. ¿Por qué esperar a sentirte mal para que te obliguen a comer bien? A mí me parece mejor apoyar a nuestro cuerpo con verdadera consciencia y evitar las enfermedades que se originan por una mala alimentación. Y tú, ¿ya empezaste a comer de forma alcalina?