Nada tan desagradable como verse al espejo, notar tu maquillaje derretido y no precisamente por el calor. Es frustrante pasar media hora maquillándose y que al cabo de pocas horas, este se desvanezca en medio de tanta grasa. Si la grasa es tu problema diario, este artículo es para ti. Hoy hablaremos de los tipos de piel, pero nos enfocaremos en cómo tratar y controlar el exceso de grasa en tu rostro.

El tipo de piel viene dado por factores internos y externos, además de las etapas por las que pasamos a lo largo de nuestra vida. Entre los factores internos están: factores hereditarios, genes, niveles de sebo y sudor que produce la piel. Entre los factores externos tenemos: Clima y contaminación, medicaciones y niveles de estrés entre otros.

¿Has notado cómo dos personas de la misma edad pero de etnias distintas pueden parecer de edades diferentes? Esto se debe a la etnia de la piel y a los factores externos a los que han estado expuestos. El color de nuestra piel se da por la cantidad de melanina y su distribución. Todos tenemos una cantidad similar  de melanina en la piel, lo que va a variar es la actividad de los melanocitos, el modo en el que están agrupados y cómo estos responden a los factores ambientales. Por ejemplo, yo soy de piel morena clara y mi novio de piel oscura. Cuando vamos a la playa, yo me baño en bloqueador solar de pies a cabeza, me pongo sombrero y gafas de sol, mientras que mi novio no se protege… Al final del día, yo estoy bronceada y él está ¡como si nada! Al parecer, las pieles claras son más susceptibles a factores ambientales, mientras que las pieles más oscuras gozan de una genética envidiable, no solo frente a factores ambientales, sino frente a los signos de envejecimiento, condiciones de la piel entre otros.

Tipos de Piel

Existen cuatro tipos de piel y aunque su estado puede variar a lo largo de la vida, la tipología está determinada genéticamente, es decir, nacemos con ella.

  • Piel normal. Tiene un buen equilibrio, no es ni muy seca ni muy grasa, su apariencia es de textura lisa y lozana.
  • Piel seca. Produce menos sebo y carece de los lípidos necesarios para retener la humedad.
  • Piel grasa. Tiene producción excesiva de sebo, originando problemas de poros abiertos, acné, puntos negros entre otros.
  • Piel mixta. Presenta la combinación de dos tipos de piel, por lo general hay zonas con piel normal y zonas con piel grasa sobretodo en la famosa zona “T”.

También te puede interesar –> Cómo Mejorar la Piel de la Cara: 7 Increíbles Consejos.

Trucos para Eliminar la Grasa de la Cara

Ya hemos determinado que la grasa en la cara es bastante incomoda y queremos eliminarla urgentemente. Si tú sufres de piel grasa y quieres saber cómo tratarla, ¡vamos a por ello!

  • Limpia regularmente. Recuerda que deberás usar productos específicos para tu tipo de piel. Utiliza un jabón con alguno de los siguientes ingredientes: ácido salicílico, peróxido de benzoílo o ácido glicólico, estos te ayudarán a controlar el sebo. Evita utilizar esponjas ya que el masaje puede estimular la piel para que produzca más sebo.
  • Utiliza un tónico. La idea es disminuir el sebo, así que los productos astringentes serán tus aliados. La hamamelis contiene tanino lo que la hace astringente, los tónicos ayudarán a controlar la grasa en tu rostro. También puedes utilizar agua de arroz, es un excelente limpiador que eliminará células muertas y las toxinas que tapan los poros.
  • Mascarilla de limón. Astringente natural que demás de mantener el sebo a raya, limpiará y eliminará posibles manchas. Utiliza el jugo de un limón, una cucharada de miel, mezcla y aplica sobre la zona a tratar. Deja actuar por 20 minutos y retira con abundante agua.

También te puede interesar –> Cómo Eliminar los Puntos Negros: 7 Tips para Destruirlos

  • Mascarilla de Naranja. Las frutas con alto contenido de vitamina C son excelentes para contrarrestar la grasa, mezcla el jugo de una naranja con 2 cucharadas de yogur, aplica sobre el rostro y deja actuar por 15 minutos. Luego retira y lava con agua.
  • Sábila. Las bondades de este gel son ampliamente conocidas para el tratamiento de la piel. Simplemente licúa una penca de sábila, reserva en un envase de vidrio y guarda en la nevera. Aplica todas las noches luego de lavar tu rostro. Deja actuar por media hora y retira. Recuerda que la sábila es fotosensible y mientras la utilices, deberás estar alejada del sol.  

Recomendaciones Finales para Eliminar la Grasa de la Cara

Sabemos que la piel grasa es un problema que afecta tanto a hombres como mujeres y que sus síntomas son muy incómodos, por eso te vamos a dar recomendaciones finales para tratarlas.

  • Limpia tu cara dos veces al día
  • Evita exfoliar
  • Utiliza productos específicos para piel grasa. Tanto de limpieza así como de maquillaje.
  • Utiliza crema hidratante con vitamina C. Tu piel solo produce un exceso de sebo pero puede faltarle agua.
  • Utiliza protector solar. Preferiblemente tipo gel o para pieles grasas.
  • Utiliza mascarillas faciales mínimo dos veces a la semana.

Espero que te hayan, gustado nuestras recomendaciones. Cuétanos, ¿Has podido eliminar la grasa de la cara? Déjanos tus comentarios.