Una rosa, un hada, un corazón, un león, un sol, letras japonesas, el nombre de tu amado, el símbolo de infinito, cejas, el borde de los labios, ojos  y más… Tal vez te pareció cool en ese momento, te dejaste llevar por la adrenalina y el capricho de tatuar tu piel, aún sabiendo que esa decisión te iba a acompañar por el resto de tu vida. Pero resulta que con el paso del tiempo te cansaste de ver ese dibujo, puede que haya pasado de moda o simplemente el amor eterno que se juraron se terminó.

Tranquila, no importa si el tatuaje es pequeño o grande ni la zona del cuerpo en donde esté, si simplemente ya no lo quieres ver más en ti, siempre hay soluciones para removerlos.

La piel es el órgano más extenso de tu cuerpo, así que recuerda consultar con tu dermatólogo antes de realizar cualquier procedimiento. Lo mejor que puedes hacer es asesorarte bien y no escatimar en gastos si deseas resultados óptimos. Las técnicas acá recomendadas simplemente son guías para informar y no sustituyen una evaluación médica.

Procederemos a explicarte las técnicas recomendadas para eliminar los tatuajes, sigue leyendo para que aprendas todo sobre este tema y que es lo que más te conviene.

Dermoabrasión

Esta técnica permite eliminar las capas más superficiales de la piel. Consiste en remover con una lija, torno o microcristales de aluminio, las capas más externas de la piel que puedan presentar cicatrices, manchas, marcas de acné, líneas de expresión y puede funcionar para remover tatuajes. Es un tratamiento doloroso a menos que se utilice algún tipo de adormecimiento local. Cada sesión puede durar entre 30 y 60 minutos dependiendo de la complejidad de la zona a tratar y serán necesarias entre 3 y 6 sesiones cada 15 a 21 días.

Láser Q-Switched.

Este tipo de láser, emite pulsaciones cortas y de alta energía que al ser aplicados directamente en la piel, rompen o hacen explotar los pigmentos de tinta bajo la piel. Estos pigmentos se convierten en pequeñas partículas que serán expulsadas por el cuerpo mediante la circulación sanguínea. En algunos casos este tratamiento es doloroso, mientras que para otros no. Es importante recalcar que los tatuajes negros y azules se eliminan completamente pero para el caso de los tatuajes a color, se deberá evaluar cada caso y determinar la efectividad del tratamiento. Esta tecnología es efectiva y segura aunque no se puede garantizar que la piel vuelva a tener su aspecto original. El tratamiento es ambulatorio y será necesaria de a una dos sesiones dependiendo de la amplitud de la zona.

Advertencia. No son candidatos  para este procedimiento personas que han sido sometidos a largas terapias con cortisona, pacientes con herpes, propensos a formar queloides o hiperpigmentación, embarazadas, pacientes con dermatitis, enfermedades del colágeno, enfermedades de la piel en curso, enfermedades autoinmunes o enfermedades estimuladas por la luz ELE.

Picosure y Picoway.

El Picosure, es un dispositivo antienvejecimiento que utiliza pulsos láser cortos para estimular la producción natural del colágeno. Picoway es un láser de pulsación ultra corta en picosegundos, este equipo se comenzó a utilizar para la eliminación de pecas. La combinación de ambas tecnologías son efectivas para eliminar tatuajes ya que pulverizan los pigmentos de tinta hasta convertirlos en polvo. Serán necesarias varias sesiones dependiendo del tamaño, color, profundidad y tipo del pigmento. Cada sesión dura aproximadamente 30 minutos y será necesario esperar un mes para repetir una próxima sesión. El tratamiento puede ocasionar dolor, pero si se aplica una crema anestésica local, será bastante soportable. Luego de cada sesión, se puede experimentar inflamación en el área, aparición de ampollas que luego del cuarto o quinto día formarán costras. Con respecto a los tatuajes fosforescentes y de tinta blanca, serán imposibles remover con esta técnica.

Advertencia. Para el caso de maquillaje permanente, en boca, ojos y cejas, será muy difícil el acceso con el láser sobre todo  en el contorno de los ojos. La recomendación es evitar este tipo de tinta permanente en estas áreas tan delicadas, pero si ya lo hiciste y te arrepentiste, por favor evalúa tus opciones de remoción con un especialista en el área.

Aloe vera.

Esta es una excelente opción para tratar de eliminar tatuajes de forma casera. Todos conocemos las bondades del aloe vera y las maravillas que hace en la piel. Necesitarás el gel de una penca de sábila, aceite de vitamina E y exfoliante de hueso de albaricoque. Solo mezcla a partes iguales los tres ingredientes y aplica sobre tu tatuaje dando un masaje suave pero firme. Luego de 10 minutos, lava la zona con abundante agua. Deberás repetir el procedimiento unas cuatro veces al día por 30 días continuos. Esta técnica no está completamente comprobada y su efectividad dependerá mucho del tipo de tatuaje.

Recomendaciones para antes de una sesión de remoción

Es importante seguir algunas recomendaciones para tener la piel más hidratada y saludable y aprovechar el tratamiento al máximo. Te recomendamos que antes de asistir a una sesión para eliminar un tatuaje sigas estos 3 sencillos consejos:

  • Bebe mucha agua.
  • Aplica una crema anestésica en la zona a tratar media hora antes.
  • Evita  fumar.

Recomendaciones para luego de una sesión de remoción

Los tratamientos suelen ser abrasivos y dañinos para la piel. Si no préstamos cuidados a la zona puede quedar alguna mancha en nuestra piel. Lo mejor que podemos hacer es proteger el área afectada y para esto te recomendamos:

  • Aplica vaselina o una pomada regeneradora.
  • Evita tocar o desprender las ampollas.
  • Evita exponer la zona al sol.
  • Respeta el tiempo de espera entre cada sesión.

Ya sabes sobre los métodos más utilizados y comprobados a la hora de eliminar un tatuaje, solo insistimos en que asistas a consulta con un especialista en el área y evalúen en conjunto qué técnica se adapta mejor a tu situación particular.  Déjame saber si te pareció útil esta información. ¡Saludos!