El Gris es un color acromático, que suele estar asociado a sentimientos negativos como el aburrimiento, la monotonía, la crueldad e incluso con la vejez, porque se relaciona con las canas del cabello. El Gris es cualquier punto medio entre la luz (blanco) y la oscuridad (negro).

Si te interesa conocer que colores se deben mezclar para obtener como resultado el color gris y cómo conseguir diferentes tonalidades, entonces este artículo es ideal para ti. A continuación te detallaremos los diferentes procedimientos para obtener la tonalidad de Gris deseada.

Cómo Hacer Diferentes Tonos de Grises.

Lo primero que debes saber, es cómo se hace el color gris. El color gris es muy fácil de hacer, solo deberás mezclar negro con blanco y listo, ya tienes un color gris plano; sin embargo, aplicando los principios básicos del color, podrás obtener diferentes tonalidades de gris a partir de colores complementarios y básicos.

  • Mezcla colores complementarios. Las siguientes combinaciones te darán diferentes tonalidades de gris: rojo y verde, amarillo y morado, azul y anaranjado. Si los mezclas en la misma proporción, obtendrás un gris plano. Si deseas un gris más cálido, deberás incrementar la proporción de rojo, amarillo o naranja según sea el caso o si por el contrario, deseas un gris más frío, deberás incrementar la cantidad de verde, morado o azul.
  • Mezcla los tres colores primarios. Si mezclas estos colores en la misma proporción obtendrás un gris primario.
  • Claro oscuro de grises. Si deseas hacer un gris más claro solo deberás añadir blanco a tu mezcla y si lo deseas más oscuro, deberás añadir negro en pequeñas proporciones hasta lograr el color deseado.
  • Gris frío. Sabemos que el gris es un color neutro; sin embargo, dependiendo de los matices que lo compongan, se pueden detectar ciertas tonalidades más frías o cálidas. Ahora bien, si deseas un tono de gris más frío, es decir, un gris azulado, simplemente agrega poco a poco azul a tu mezcla hasta dar con el tono exacto.
  • Gris perla. Deberás hacer gris con un matiz amarillento e ir agregando blanco, de esta manera obtienes un gris perla.
  • Gris cálido. Solo deberás agregar un poco de magenta o rojo y aclarar con blanco hasta obtener la tonalidad cálida que deseas.
  • Gris piedra. Este tono de gris está muy de moda y se utiliza mucho a la hora de decorar, este tono se consigue con matices rojo y amarillo, deberás mezclar con el gris hasta conseguir el tono perfecto.

Ahora que ya aprendiste a hacer el gris plano, complementario, primario, claro oscuro, grises fríos, cálidos, perla y piedra; los puedes utilizar para matizar y crear tus pinturas favoritas. El gris plano es excelente para suavizar otros colores manteniendo los pigmentos intactos. El gris complementario es muy bueno para añadir calidez o frío a tus mezclas, mientras que el gris primario puede añadir contrastes a tus pinturas añadiendo más oscuridad o brillo. Los grises perla y piedra le añadirán un toque de distinción a tus decoraciones y diseños.

Recuerda que las sombras son muy importantes para dar variedad de matices a la pintura, además que es justo al lado de las sombras que los colores brillantes lucen más luminosos. Un buen balance entre grises, sombras y colores luminosos, permite generar variedad y volumen a la vista. Así mismo, aumenta la cantidad de mensajes que desees expresar.

Si te han gustado nuestras propuestas de grises, o si tienes algunas diferentes, déjanos tus comentarios. Nos gusta saber de ti.