Los ronquidos, son un problema bastante común que afecta mayormente a los hombres en cualquier edad; el cual, puede generar problemas durante el sueño de quien los padece, además de su acompañante. Es por ello, que las personas que padecen de esta condición busquen constantemente métodos para dejar de roncar; en vista de esto, hablaremos sobre cómo dejar de roncar y todo lo que debes saber sobre los ronquidos.

¿Qué son los ronquidos?

Los ronquidos, son los sonidos que se producen con el paso del aire a través de la vía respiratoria estrechada; es decir, que no cuenta con el espacio anatómico acorde para el flujo y se genera un sonido estridente. Dicho sonido, puede llegar a ser bastante fuerte y molesto, sobre todo para los acompañantes de las personas; además, puede convertirse en un problema grave de salud que trae consecuencias bastante serias.

En general, todas las personas pueden roncar en cualquier momento de su vida, sin esto significar un problema de salud; ya que, al estar demasiado relajados o en un sueño muy profundo, la vía respiratoria se obstruye parcialmente. También, los defectos anatómicos de nacimiento son una causa común de ronquidos; que puede solucionarse fácilmente con algunas cirugías en los casos que aplique o mejorar el estilo de vida.

¿Cómo se producen los ronquidos?

Como mencionamos antes, este sonido característico se produce por el paso del aire a través de una vía respiratoria obstruida; la cual, puede obstruirse por múltiples causas, incluyendo los defectos anatómicos congénitos. Por ejemplo, personas que tengan desviaciones del tabique nasal, al igual que cornetes desviados o prominentes. También, sucede en aquellas personas que tienen los órganos orofaríngeos de un tamaño desproporcionado.

En este caso, nos referimos a las amígdalas, los adenoides, el paladar blanco e incluso la úvula, que se ubican en la entrada de la vía aérea. Muchas veces, se trata de amígdalas grandes, congestivas o adenoides inflamadas. Así como también, un paladar blando demasiado largo, así como también una úvula muy distendida. Las cuales, al momento de dormir se relajan con mayor facilidad y pueden obstruir el flujo de aire normal.

Fuera de estos problemas anatómicos, también personas que no los tengan pueden padecer de ronquidos; sobre todo, cuando se encuentran sumidos en un sueño muy profundo, que conlleva a mayor relajación de estas estructuras. Que, por efecto de la gravedad, pueden fácilmente entorpecer la entrada de aire, vibrar y producir los ronquidos habituales. Dicho mal, puede también convertirse en Apnea Obstructiva del Sueño.

¿Qué es la Apnea Obstructiva del Sueño?

La Apnea Obstructiva del Sueño (AOS), no es más que un síndrome clínico que se genera producto de ronquidos excesivos; sin embargo, es importante destacar que no todas las personas que roncan sufren de este síndrome. Puesto que, se puede considerar como AOS cuando comienzan a aparecer síntomas. De modo general, se define como una interrupción o pausa de la respiración durante el sueño, producto de los ronquidos; presentándose los siguientes síntomas:

  • Períodos de apnea (cese de respiración) durante el sueño.
  • Dificultad para mantenerse concentrado.
  • Estado de somnolencia durante el día.
  • Cefalea o dolor de cabeza al despertar.
  • Dolor de garganta al despertar.
  • Sensación de ahogo o jadeo durante el sueño.
  • Elevación de la presión arterial.
  • Perturbación del sueño.
  • Dolor de pecho durante el sueño.
  • Ronquidos muy fuertes que despiertan a la pareja.
  • Bajo rendimiento durante las actividades diarias.

La mayoría de estos síntomas, se debe a que los ronquidos y los períodos de apnea, suelen despertar a quien lo padece. Por ello, no logra descansar correctamente durante las horas de sueño, lo que afecta su rendimiento diario; además, el constante ronquido y la vibración de las estructuras de la orofaringe, causan la presencia de dolor. Así como también, el tiraje abrupto del pecho y músculos intercostales para vencer la resistencia, pueden causar dolor de pecho.

¿Quiénes están más propensos a sufrir AOS?

Ya anteriormente mencionamos, que todas las personas pueden roncar en determinado momento, pero no todas tienen AOS. En general, quienes padecen de esta condición son personas con sobrepeso y malos hábitos de vida. El sobrepeso, genera un acúmulo de tejido y grasa excesiva en la garganta, que impide el correcto flujo de aire al dormir; momento en el cual, se da la máxima relajación de los musculatura y órganos de la zona.

De igual forma, las personas que consumen grandes cantidades de alcohol, también pueden sufrir de este problema; debido a que, esta sustancia promueve una mayor relajación de estos músculos lo que genera el ronquido fuerte y estridente. Otros factores que influyen, son las alteraciones anatómicas ya mencionadas; la privación de sueño prolongada y la posición para dormir, al dormir boca arriba, es más común que se produzca este problema, por la acción de la gravedad. Como factores de riesgo existe:

  • Tener sobrepeso u obesidad
  • Es más incidente en hombres que en mujeres
  • Poseer una vía aérea estrecha por defectos anatómicos.
  • Consumo de alcohol excesivo a indiscriminado.
  • Factor herencia: este problema puede ser heredado.

Las principales consecuencias de la AOS tienen que ver con el desempeño en las actividades diarias, debido a la somnolencia. También, pueden existir cambios de humor bruscos e irritabilidad por la misma causa. Lo más grave, es que pueden aparecer trastornos cardiovasculares como hipertensión arterial y accidentes cerebrovasculares. Al igual que problemas de concentración, alteraciones de la conducta (Agresividad), entre otros.

¿Cómo dejar de roncar?

Una vez que han quedado claras las posibles causas de los ronquidos, es posible dar algunas recomendaciones para evitarlo. Las cuales, podrás ajustar según sea tu necesidad, aunque si presentar síntomas de AOS; lo más recomendable es acudir a ayuda médica, para determinar la causa de este problema y combatirlo. Estos son los mejores consejos para lograr cómo dejar de roncar.

Bajar de peso

Si tienes sobrepeso u obesidad, la mejor arma en el cómo dejar de roncar es bajar de peso lo más que se pueda; para ello, puedes acudir al apoyo de un nutricionista, quien dará las mejores recomendaciones de alimentación. Así como también, comenzar una buena rutina de ejercicio, si el problema es muy grave, incluso considerar una cirugía bariátrica.

Hacer ejercicio

Este consejo aplica para las personas con sobrepeso y obesidad, así como también para quienes no lo tenga. Ya que, la actividad física ayuda a mantener el tono muscular, incluso de los músculos que no podemos controlar. Por ello, se recomienda abandonar la vida sedentaria para evitar la presencia de ronquidos en cualquier persona.

Postura para dormir

Para evitar roncar, lo mejor es tratar en lo posible de no dormir boca arriba, la posición ideal es de lado; no importa sea el derecho o el izquierdo. En caso de no poder dormir de lado, se puede dormir boca arriba, elevando la cabecera de la cama; puede ser con ayuda de varias almohadas o con una cama que lo permita.

Examinar la vía aérea

Se recomienda acudir a atención médica, para explorar a fondo la vía respiratoria y encontrar posibles defectos. En caso de hallarlos, lo mejor es recurrir a la cirugía para corregir desviaciones nasales, extraer amígdalas o adenoides. Sin embargo, todo esto quedará a criterio de profesionales de la salud.

Uso de cintas nasales

Actualmente, existen muchos productos que se adaptan a la nariz que pueden ayudar a reducir los ronquidos; por ejemplo, las cintas nasales tienen la particularidad de corregir momentáneamente desviaciones. Ya que, son un adhesivo poderoso que bien colocadas, pueden despejar la vía nasal y evitar la respiración por la boca.

Evitar los malos hábitos

Se debe hacer importantes cambios en el estilo de vida, para lograr a largo plazo eliminar los ronquidos por completo. Principalmente, evitar el consumo de alcohol de forma desproporcionada, al igual que el tabaco. También, evitar comer en cantidades antes de dormir, puesto que, esto también puede producir ronquidos por aumento de presión abdominal contra el diafragma.

Remedios naturales

Por último, se puede recurrir a remedios caseros que ayudan a fortalecer la vía aérea y mejorar los ronquidos. Por ejemplo, hacer inhalaciones de infusiones de eucalipto y menta, pueden ayudar a largo plazo; también, inhalar agua tibia con sal y bicarbonato antes de dormir, puede tensar la vía aérea. Consumir miel y aceite de oliva, también ayuda a descongestionar y mejorar el flujo de aire, así como prevenir infecciones; la cebolla también tiene excelentes propiedades descongestionantes.

Ejercicios para la garganta

Fortalecer los músculos de la garganta también puede ser frutífero para lograr reducir los ronquidos. En este caso, presionar la punta de la lengua contra los dientes inferiores con fuerza, se considera uno de ellos. También, pronunciar la vocal A abriendo la boca lo más que se pueda y tensando la garganta. De igual modo, masticar algo gomoso y resistente con ambos lados de la mandíbula, alternando y presionar la lengua fuertemente contra el paladar blando.

Finalmente, saber cómo dejar de roncar puede ser de gran utilidad para mejorar las horas de sueño propias y de los acompañantes. Así como también, saber identificar los síntomas de AOS, ya que, esta enfermedad puede traer graves consecuencias; por lo que debe corregirse cuanto antes para mejorar la calidad de vida.