El mal aliento o halitosis es un problema bastante frecuente que afecta a más de 80 millones de personas en el mundo; en algunos casos, simplemente se debe a higiene deficiente de los dientes o presencia de malos hábitos. Sin embargo, también puede estar relacionado de forma importante con el estado de salud; teniendo esto en cuenta, hablaremos sobre cómo evitar el mal aliento, características e información de interés.

¿Cómo se clasifica el mal aliento?

El mal aliento no siempre se debe a una misma causa, de hecho, se asocia a una gran cantidad de factores. Por ello, también existen varios tipos de mal aliento, que suelen determinar la gravedad del problema; en la mayoría de los casos, son condiciones corregibles, aunque en otros representan problemas de salud.

Mal aliento transitorio

Se trata del mal aliento que se presenta al momento de despertar, en el cual ha permanecido por largo tiempo la boca cerrada; lo cual, ha promovido el crecimiento de bacterias anaerobias en la cavidad bucal. También, el bajo flujo de saliva, es otro de los factores que causa este mal aliento, así como también, comer alimentos fuertes como ajo, cebolla, entre otros.

Mal aliento frecuente o de origen estomacal

Este tipo específico de mal aliento es aquel que no se corrige con medidas de higiene habituales, debe corregirse de otra forma. El mismo, se divide a su vez en oral y extra oral, el oral se confina en causas dentro de la cavidad; el extra oral, puede deberse a causas estomacales como infección los Helicobacter pylori, una bacteria causante de ulceras.

¿Mal aliento de origen estomacal?

Como mencionamos antes, se trata de un tipo de mal aliento persistente, el cual no se corrige con las medidas de higiene habituales. En realidad, este se relaciones con la infección a nivel estomacal por parte de la bacteria Helicobacter pylori; la cual, ocurre por lo general durante la infancia y permanece latente por un largo periodo de tiempo. Esto se debe, a que la infección es usualmente asintomática en su etapa inicial; solo comienza a presentar sintomatología cuando evoluciona a la aparición de ulceras pépticas.

Este tipo de bacteria, tiene la capacidad de dañar la mucosa del estómago y su capa protectora, lo que la hace susceptible a los jugos gástricos. En este proceso, la bacteria descompone compuestos nitrogenados que pueden causar mal aliento; así como también, la infección y necrosis del tejido ulcerado contribuye a este mal olor. En caso de presentar este tipo de halitosis, lo único recomendable es acudir a atención médica inmediata.

Ya que, si se diagnostica esta infección a tiempo, puede tratarse rápidamente antes de que logra complicarse. Como síntomas asociados tenemos pesadez estomacal, dolor estomacal urente luego de las comidas, mal aliento o halitosis y reflujo gástrico. El tratamiento se basa en antibióticos, inhibidores de la bomba de protones y sales minerales como el bismuto; que tiene efecto directo sobre el pH del jugo gástrico.

¡3 Cosas que debes considerar si tienes mal aliento!

Sobre el mal aliento se han creado una gran cantidad de creencias populares que muchas veces no tienen ningún valor; debido a que, no son causas ni soluciones realmente atribuibles al problema en cuestión. Por ello, es muy importante aclarar los principales mitos sobre la existencia de mal aliento y su erradicación.

El enjuague bucal no es una solución mágica

Es cierto que el enjuague bucal puede quitar el mal aliento de forma transitoria, pero su uso no garantiza su erradicación completa. Ya que, las bacterias pueden permanecer escondidas entre los dientes por mucho tiempo; por lo cual, debe emplearse el debido enjuague con poder antiséptico acompañado del cepillado y uso de hilo dental.

Para eliminar el mal aliento debes cepillar bien tus dientes

El cepillado des una solución sin lugar a duda, pero a largo plazo, siempre y cuando se haga de la forma correcta. Por lo general, las personas suelen cepillarse durante 45 segundos, para que la limpieza sea realmente profunda debe ser durante al menos 2 minutos. Quiere decir, que el cepillado solo alivia el mal olor transitoriamente; hasta que se haga una limpieza profunda.

El mal aliento no viene de la respiración

Este es uno de los mitos más importantes, puesto que, muchas personas comprueban su aliento de esta forma. Aunque al hacerlo, el aire que respiran viene de los pulmones, por lo cual no se aprecia el verdadero aroma bucal. En cambio, al hablar de forma natural, dicho aire fluye más lento y sale de la parte posterior de la boca; donde están la mayor cantidad de bacterias que causan mal aliento.

¿Qué debo hacer para combatir el mal aliento?

Ahora bien, vamos a proporcionar los mejores consejos para evitar el mal aliento que sin duda harán una diferencia. Claro, siempre que la causa del mismo sea deficiencia de higiene, en caso de ser persistente puedes acudir a ayuda profesional; puede ser en primer lugar un dentista y posteriormente un médico gastroenterólogo.

  • Cepilla tus dientes por lo menos 2 veces por día durante al menos 2 minutos en cada ocasión.
  • Usa enjuague bucal con poder antiséptico, avalado por la Asociación de Dentistas de América (ADA).
  • Uso diario de hilo dental para barrer con los restos de alimentos entre dientes.
  • Evitar el consumo de comidas fuertes como cebolla, ajo, condimentos muy aromáticos.
  • Cepillar la lengua, muy importante para evitar la proliferación de bacterias.
  • Consumir suficiente agua para mantenerse hidratado y a la mucosa oral.
  • Visitar al dentista con frecuencia para realizar limpiezas profundas.
  • Dejar de fumar o consumir derivados del tabaco.

¿Qué remedios caseros son recomendables?

Existe una gran cantidad de remedios caseros cuya efectividad no está científicamente comprobada, al menos no de todos. Sin embargo, estos pueden ser de utilidad para probar ciertas medidas que pueden corregir el problema. Vamos a citar algunos de los más populares:

  • Masticar perejil, se dice que tiene poder antiséptico.
  • Infusiones de anís, su potente aroma neutraliza el mal aliento.
  • Té verde, negro, ginseng coreano, tienen poder antiséptico natural, consumir con frecuencia.
  • Consumir frutas y verduras crudas como kiwi, zanahoria, manzana, entre otras.
  • Enjuagar la boca con agua con vinagre (antiséptico natural) aunque NO con demasiada frecuencia, pues puede alterar el pH.

En conclusión, el mal aliento es un mal común que afecta a todo tipo de persona, aunque puede corregirse sin problema. Incluso el mal aliento persistente, que puede relacionarse con causas médicas, puede corregirse con ayuda profesional. Lo importante, es reconocer el problema y tomar la iniciativa para resolverlo y trabajar en nuestra comodidad.