La diabetes es una de las enfermedades más temidas por las personas debido a su evolución y complicaciones. De hecho, es una de las principales enfermedades que causa morbilidad y mortalidad en el mundo; principalmente, porque afecta prácticamente el funcionamiento de todos los sistemas y órganos del cuerpo. Teniendo esto en cuenta, es muy importante conocer cómo prevenir la diabetes, hoy hablaremos al respecto.

¿Qué es la diabetes?

Antes de hablar de prevención, es importante conocer qué es la diabetes y cómo se produce en el organismo. Básicamente, la diabetes es una enfermedad en la cual el cuerpo no puede aprovechar correctamente la glucosa; un azúcar que funciona como el principal combustible para el cuerpo y sobre todo el cerebro. Esto se debe a dos fenómenos, el primero es la ausencia o baja cantidad de insulina; la hormona que permite que la glucosa entre en las células y sea empleada.

De este modo, cuando no existe insulina o es insuficiente, esto se conoce como diabetes tipo 1, la cual es hereditaria y no prevenible. En cambio, cuando los niveles de insulina son normales o incluso elevados, esto indica que esta insulina es defectuosa; es decir, que por más que exista no cumple su función de permitir la entrada de glucosa a las células. Esto se conoce como diabetes tipo 2, completamente prevenible y estrechamente asociada al Síndrome Metabólico.

¿Qué es el Síndrome Metabólico?

Esta es una entidad patológica de la cual muy poco se habla, caracterizado por resistencia a la insulina, dislipidemia (Colesterol y Triglicéridos elevados en sangre) e hipertensión arterial. Aunque tiene una enorme importancia para prevenir la diabetes.

Te puede interesar -> Cómo vencer la resistencia a la insulina: Aprende que debes comer

Debido a que, básicamente genera un desequilibrio hormonal producto del sobrepeso y exceso de grasa; lo cual, es capaz de causar resistencia a la insulina (es decir que no hace un buen efecto). Como consecuencia, se genera la muy popular pre-diabetes, que no es más que elevados niveles de glucosa en ayunas por efecto de esta resistencia.

De este modo, el síndrome metabólico es tan importante, que es lo que en realidad debe prevenirse para evitar la diabetes. El mismo, suele aparecer en personas con sobrepeso u obesas, cuya circunferencia abdominal es mayor de 94 cm en hombres; y más de 88 en mujeres, lo que indica un exceso de grasa central.

Dicha grasa, es capaz de generar radicales libres y se encarga de producir una hormona llamada adiponectina; la cual, tiene como función aumentar y mejorar el efecto de la insulina. Lamentablemente, cuando existe mucha grasa, el cuerpo inhibe la producción de adiponectina causando la resistencia a la insulina. Esto se debe, a que intenta inutilizar la insulina como combustible, para quemar el exceso de grasa. Además, se intensifica en personas fumadoras y con antecedentes familiares de diabetes tipo 2 o síndrome metabólico.

¿Qué debo hacer para prevenir estas patologías?

Ahora que tienes información muy importante sobre la diabetes y cómo se produce, puedes comenzar a prevenir. Por suerte, la prevención de esta enfermedad es realmente sencilla, siempre que se tengan las ganas de hacerlo; con tan solo lograr unos pequeños cambios en el estilo de vida se logran grandes resultados en su prevención. Principalmente, el objetivo es eliminar o evitar el síndrome metabólico, que es el inicio usual de la diabetes. Los siguientes consejos te serán útiles:

Controla efectivamente tu peso

La adiponectina es inversamente proporcional al Índice de Masa Corporal IMC, es decir, que mientras más alto, más riesgo. Por ende, el pilar fundamental para prevenir la diabetes es bajar de peso disminuyendo el IMC. Si no conoces tu IMC puedes calcularlo muy fácilmente con la estatura y el peso, existen muchas calculadoras en la web que lo hacen automáticamente. En concreto, lo ideal es perder el peso suficiente para tener un IMC menor de 25; siendo más de 30 el rango de obesidad.

Elimina el consumo de azúcar procesada

El azúcar procesado es el principal causante de diabetes, sobre todo porque puede resultar adictivo para muchos. Dicha azúcar se encuentra en grandes cantidades en las bebidas gaseosas, golosinas, postres, entre otros. Por ende, es vital lograr la reducción progresiva y posterior eliminación total de estos alimentos tan dañinos.

Aliméntate sanamente

La mejor forma de bajar de peso es mejorando la alimentación, para ello, puedes acudir a un nutricionista. Sino, también puedes comenzar integrando todos los grupos alimenticios en tu dieta, reduciendo considerablemente los carbohidratos, grasas y las azucares. En su lugar, comer más vegetales, fibra, proteína.

¡Comienza a moverte!

Otro de los factores de riesgo para la aparición de diabetes es el sedentarismo, es decir, la ausencia de ejercicio o actividad física. Quiere decir, que si quieres prevenir la diabetes tendrás que comenzar a ejercitarte por lo menos 3 veces por semana; puedes comenzar con caminatas y ejercicio leve hasta lograr un mejor estado físico a ir por más retos cada día. Se recomienda un mínimo de 30 minutos de ejercicio diario para ver resultados.

Abandona los malos hábitos

El peor enemigo para quienes deseas prevenir la diabetes es sin duda el cigarrillo, fumar no trae consigo nada bueno. Principalmente, porque el tabaco tiene la capacidad de generar radicales libres que contribuyen al mal funcionamiento de la insulina. Además que se asocia con la aparición de otras enfermedades como el cáncer; enfisema pulmonar, EPOC, entre otras.

¿Cuándo debo acudir al médico?

La rápida detección del síndrome metabólico o en su defecto la diabetes ya instaurada juega un papel fundamental para su control. Teniendo en cuenta que la diabetes mal controlada lleva a complicaciones muy serias; como insuficiencia renal, pie diabético, ceguera, enfermedades cardiovasculares e incluso afección cerebral.  Por ello, es vital conocer cuándo se debe acudir al médico en presencia de signos y síntomas sospechosos como los siguientes:

  • Valor de glicemia en ayuna por encima de 100 menor a 140 (si es mayor puede indicar diabetes)
  • Sobre peso u obesidad con un IMC mayor de 27.5
  • Presentar Hipertensión Arterial.
  • Circunferencia abdominal mayor de 94 cm en hombres y 88 cm en mujeres.
  • Edad mayor a 45 años (aunque puede aparecer a cualquier edad)
  • Presencia de manchas en la piel como hiperpigmentación en zonas de pliegue como el cuello, ingle, ect (Acantosis Nigricans)
  • Ir muchas veces al baño a orinar durante el día (poliuria)
  • Tener hambre frecuentemente incluso luego de comer (polifagia)
  • Tener mucha sed constantemente (polidipsia)
  • Presentar triglicéridos elevados (más de 150 mg/dl) y reducción de colesterol HDL.

En conclusión, la diabetes tipo dos es una enfermedad posible de prevenir, modificando los factores de riesgo antes mencionados. En cambio, la diabetes tipo uno, que es meramente genética, no puede prevenirse ni predecirse, pues realmente es un enigma. Teniendo todo esto en cuenta, ya puedes trabajar en la prevención; también encontrar atención médica a tiempo para evitar complicaciones que alteren tu vida.