Hay una frase que se utiliza frecuentemente en el medio holístico que dice: “Si una persona desea sanar, hay que preguntarle si está dispuesto a abandonar lo que la enfermó en primer lugar”. Esto aplica para hábitos alimenticios, pensamientos, sentimientos y acciones. ¿Quieres sanar a través de los alimentos? Déjame enseñarte cómo hacer una Dieta Alcalina.

Principios Básicos de una Dieta Alcalina

Antes de entrar al detalle de cómo es un menú alcalino, por favor lee –> Cómo es la Alimentación Alcalina. Será de gran beneficio para ti entrar en los detalles de este tipo de alimentación.

Sin embargo, te puedo adelantar, que una alimentación alcalina se basa en alcalinizar el PH de nuestro torrente sanguíneo, de hecho, nuestra sangre tiene un PH de 7,40 lo que quiere decir que es ligeramente alcalino. Mantener la alcalinidad le permitirá a nuestro cuerpo funcionar mejor y a librarnos de ciertos padecimientos que tiene origen en la forma de alimentarnos.

Básicamente, la dieta alcalina se encargó de clasificar los alimentos según el tipo de residuo que dejan en el organismo una vez que los ingerimos, este tipo de residuo o ceniza se divide en alcalino o ácido. Veamos cuáles la división.

Alimentos Acido Vs Alimentos Alcalinos

¿Por qué Adoptar una Dieta Alcalina?

Son muchos los beneficios de alimentarte alcalinamente, dentro de los cuales se incluye: reforzar el sistema inmune, evitar ciertos tipos de cáncer, mejorar el sistema digestivo, además de aumentar nuestros niveles de energía y vitalidad. Un cuerpo alcalino es fuente de vida y salud mientras que un cuerpo ácido es un caldo de cultivo para el desarrollo de enfermedades y acidosis metabólica.

La idea será que te vayas haciendo consciente de cómo estás alimentando tu cuerpo y vayas modificando tus hábitos alimenticios de forma gradual. Sé y entiendo que abandonar la proteína animal (carne roja, cerdo, pollo y pescado) los lácteos (leche, yogurt, quesos y natas) harinas refinadas (pan, dulces, bollería, tortas, galletas) huevos, café y azúcar es un cambio monumental. Por eso mi recomendación es que en primer lugar, en vez de eliminarlos tajantemente, vayas buscando sustitutos vegetales y luego hagas la disminución de los alimentos ácidos hasta eliminarlos por completo.

Mi Experiencia: Adoptando una Dieta Alcalina

En mi caso personal, tengo tres años ajustando mis hábitos alimenticios a un estilo más alcalino, en mi alimentación diaria ya no existen: las carnes rojas, pollo y cerdo; actualmente solo consumo pescados azules: atún, sardinas y salmón; aunque son ácidos, los consumo unas dos o tres veces por semana solamente y porque tienen buenos aportes de omega3. Los lácteos desaparecieron de mi dieta, consumo solo un helado ocasional o cuando me provoca un yogurt, la frecuencia sería algo así como una vez al mes. El azúcar refinado no existe en la despensa de mi casa, si algo se debe endulzar, utilizamos estevia o miel. Ocasionalmente también consumo pan, torta o cereal tipo Corn Flakes, pero solamente una vez al mes. Confieso que los huevos y el café, continúan en mi dieta y por ahora no me veo eliminándolos; sin embargo los consumo solo dos veces por semana. Para el caso de los refrescos, enlatados, embutidos, jugos pasteurizados y alcohol son inexistentes en mi vida, quedaron fuera del mapa hace mucho tiempo.

Como verás, los cambios no son radicales sino más bien progresivos, buscar un equilibrio será clave. Mi recomendación para comenzar es que hagas una proporción 80/20; es decir, consumir alimentos alcalinos en un 80% y alimentos ácidos en un 20%. Te puedo contar que este tipo de alimentación alcalina en conjunto con el ayuno intermitente han estabilizado mis niveles de glucosa en sangre (yo solía ser adicta a los dulces), además de mejorar mi salud digestiva, incrementar mis niveles de energía, reforzar mi sistema inmune y sobre todo a alcanzar mi peso ideal. Hoy compartiré contigo un ejemplo de alimentación alcalina que puedes empezar a aplicar.

¿Quieres aprender más sobre Ayuno Intermitente? Te lo cuento todo –> Cómo hacer Ayuno Intermitente: Tipos, Beneficios y Experencia Propia

Ejemplo de Dieta Alcalina

En este segmento quiero explicarte a detalle cómo funciona un menú alcalino y darte las indicaciones en cada comida, para que puedas armar tu propio menú y sentirte cómodo al iniciar esta dieta alcalina que te cambiará la vida. ¡Vamos a ello!

En Ayunas.

Puedes consumir una taza de agua tibia, agua tibia con limón, agua tibia con limón y media cucharadita de bicarbonato o té de jengibre. Esta es una especie de depurativo natural que te ayudará a alcalinizar y a que tus órganos se preparen gentilmente para cumplir sus funciones.

Desayuno.

Acá puedes incluir jugos verdes y muchas frutas. Puedes consumir todas la frutas que te gusten y en la cantidad que desees. También puedes incluir un puñado de frutos secos. Acá en Venezuela, acostumbramos a comer arepas en el desayuno, así que unas dos o tres veces por semana consumo arepas con huevos o con aguate y otros vegetales.

Te recomiendo mi artículo sobre Jugos Verdes, te cuento mis combinaciones favoritas –> Cómo Adelgazar con Jugos Verdes: 7 Recetas Diferentes

Merienda: ½ Mañana.

Puedes consumir frutas e incluso les puedes colocar mantequilla de maní o mantequilla de almendras. La combinación de cambur con mantequilla de maní es espectacular.

Almuerzo.

Las verduras de hoja verde siempre deberán estar presente en grandes proporciones, asegúrate de preparar una buena ensalada tamaño jumbo, puedes variar tus menús diarios con lechugas, espinacas, tomates, berro, repollo, zanahorias, cebollas y más. Luego en menor proporción puedes consumir: arroz, quínoa o puré de papas. Incluye verduras y vegetales al vapor o salteados como brócoli, coliflor, espárragos, zanahorias, berenjenas y calabacín. También puedes incluir granos como lentejas, garbanzos, caraotas entre otros. Asegúrate de alternar los alimentos para variar tu menú y que evites aburrirte comiendo siempre lo mismo.

Merienda: ½ Tarde.

Puedes consumir frutos secos, frutas o jugos verdes.

Cena.

Puedes optar por crema de vegetales: apio, auyama, zanahoria o calabacín. También puedes incluir hummus (crema de garbanzos) u otros granos. Ensaladas, vegetales y verduras. A mí particularmente me gusta mucho hacer avena bien espesa con canela y un toque de miel (evita agregarle leche de vaca). Es una comida bastante ligera aunque me llena lo suficiente para dormir tranquila.

Ya no hay excusas, todo será cuestión de variar e incluir muchos alimentos alcalinos a tus hábitos alimenticios, mientras más alcalinidad mayores y mejores beneficios para tu cuerpo. Tu cuerpo te agradecerá toda la consideración que tienes con él. ¡Vamos! Es hora de tomar conciencia, comenzar una dieta alcalina y mejorar. Espero que hayan sido de gran ayuda nuestros consejos. ¡Saludos!