Como Beber más Agua: 7 Trucos para Beber 2 Litros Diarios!

Como Beber más Agua: 7 Trucos para Beber 2 Litros Diarios!

Buenas noticias, si llegaste a este artículo es porque estas interesado en beber más agua durante el día porque conoces los beneficios que aporta beber agua. Interesarte por beber más agua es el primero paso, ahora te explicare los 7 trucos, que yo misma implemente, para alcanzar mi meta: beber 2 litros de agua al día.

Si al igual que yo, quieres comenzar a beber más agua pero no sabes ni por dónde empezar, déjame ayudarte con mi propia experiencia para que puedas cumplir tus objetivos diarios y beber más agua.

Mis 7 Trucos para Beber más Agua

En mi caso personal para beber más agua, lo primero que hice fue definir cuánta agua quería beber al día y luego la distribuí, de manera divertida, durante mi rutina con estos 7 trucos:

Establecer una Meta.

Lo primero que hice fue definir cuánta agua quería tomar en un día: 2 litros de agua diarios. Los 2 Litros de agua diaria son mi meta, cómo cada litro de agua son 4 vasos, entonces mi meta es tomarme 8 vasos de agua al día.

Establecer una meta me permitió motivarme y tener claro cuál era el objetivo que quería lograr: 8 vasos de agua al día.

Comprarme una Botella de Acero

Luego que definí mi meta, me dispuse a tener siempre agua a la mano pero enamorándome de mi botella de agua. Así que invertí en una botella de acero cómoda, que me encanta y que me permite siempre tener disponible el agua fría. A mí me encanta el agua fría y estas botellas de acero inoxidable son excelentes para mantener la temperatura de las bebidas.

Me compre una botella de 500 ml, de esta manera podía descontar 0,5 litros de mi meta cada vez que me terminaba una botella de agua.

Beber Agua con Limón en Ayunas

Mi primer vaso de agua del día. Apenas me levanto, cojo mi botella la lleno de agua por la mitad y le exprimo medio limón. Me lo tomo encantadísima con su sabor.

Este truco lo aprendí de internet, el agua en ayunas se me hacía difícil de consumir. Sin embargo, al agregarle limón al agua se me hace muy grato su sabor y disfruto mi primer vasos de agua con limón en ayunas.

Con este vaso ya consumo mi primer vaso de agua, de los 8 que me propuse en la meta ¡Sólo me faltan 7 vasos más!

Beber un Vaso de Agua antes de Cada Comida

Yo hago 3 comidas al día, por lo tanto me propuse tomar media botella de agua antes de cada comida, con esto estaría llegando a los 4 vasos de agua al día. Recordad que mi meta es 8 vasos al día.

Antes de cada comida, me tomo mi media botella de agua, es decir, 250 ml y vuelvo a rellenarla. Esto me ayuda a cumplir con mi meta diaria.

Tomar Té e Infusiones

A media tarde siempre me tomo un té caliente, es una bebida que disfruto. Suele ser un Té verde. Una vez que me termino mi taza de té, he logrado beber 5 vasos de agua de mi meta de 8 vasos de agua al día.

Para preparar el té, coloco 250 ml de agua (un vaso de agua) a calentar y cuando está hirviendo le coloco una bolsita del té de mi preferencia. Dejo reposar y lo consumo cuando este tibio.

Beber un Vaso de Agua Después de Cada Comida.

Para cumplir mi meta de los 8 vasos de agua al día, consumo media botella de agua al terminar cada una de mis comidas. Además de ayudarme a cumplir con mi meta de beber más agua he notado que me ayuda en el proceso de digestión y también me ha ayudado a regular mi intenstino.

Llevar Registro en un App

Me descargue una Aplicación en el móvil para registrar mi consumo de agua y evitar que se me olvide beber algún vaso de agua. Con esta aplicación registro cada consumo de manera muy sencilla y al finalizar el día me aseguro de haber cumplido con mi meta de beber 8 vasos de agua al día (2 litros).

Mi Rutina para Beber 2 Litros de Agua al Día

Ya te he explicado cómo distribuyo durante el día el consumo de agua con la finalidad de llegar a mi meta de los 2 litros de agua al día. Sin embargo te enseño mi rutina de forma resumida para ayudarte en tu proceso de beber más agua:

como beber 8 vasos de agua al dia

Desde que comencé con esta rutina, he logrado beber agua como parte de mis hábitos. Actualmente cumplo con esa distribución y logro beber 2 litros de agua diarios, que es muchísimo más de lo que consumía anteriormente. Con esa distribución alcanzo la meta y bebo suficiente agua, logré cambiar mis hábitos incluyendo el agua en mí día a día.

¿Cuánta Agua Beber al Día?

El consumo de agua va a depender de tu género, actividad física diaria y calorías que consumas. Sin embargo, a grandes rasgos, se estima que a partir de los 14 años, las mujeres deben consumir 2 litros de agua al día y los hombres deben beber 2,5 litro de agua al día.

La idea es mantener el equilibrio. Si consideras que es mucha agua para ti, comienza con la mitad y a medida que te vas adaptando, el cuerpo te va pidiendo ingerir un poco más de agua cada día.

Beneficios de Beber Agua

Pero ¿Por qué beber agua? El agua tiene múltiples beneficios para nuestro organismo y aquí te quiero detallar los que considero más importantes:

  • Evita el Dolor de cabeza y migraña: se han hecho muchos estudios que comprueban que mantenerte correctamente hidratado evita la aparición de migrañas.
  • Ayuda con el estreñimiento y la digestión: El agua permite que limpiemos nuestro sistema digestivo y nos ayuda a ir regularmente al baño y, además, a procesar mejor los alimentos que ingerimos.
  • Piel más joven y bella: la hidratación es fundamental para nuestra piel. Pero, ¿Cómo la mantenemos hidratada? Bebiendo agua!!
  • Ayuda a tener más energía: El agua nos ayuda a mantener una temperatura corporal correcta. Esto permite que tengamos más energía y no tengamos calambres.
  • Ayuda a perder peso: beber agua ayuda al cuerpo a eliminar grasas, disminuir el apetito y mantenernos hidratados sin consumir calorías extras.
  • Elimina el mal aliento: la saliva es la responsable de eliminar las bacterias de tu boca, por eso tener una lengua bien hidratada te ayudará a eliminar el mal aliento.

Beber agua tiene muchos beneficios para nuestra salud. Atrévete a probarlos y comienza a beber más agua ¡Te Sorprenderás!

¿Es Malo Beber mucha Agua?

El exceso de hidratación existe y es muy peligroso, incluso puede provocar la muerte.  Cuando sufrimos de un exceso de hidratación causamos una dilución del sodio en la sangre, nuestro cuerpo tratando de compensar la dilución forma una inflación del cerebro y pulmones que pueden ser muy grave para la salud.

Sin embargo, 2 litros de agua al día no se consideran como un exceso y siempre confía en tu cuerpo y las señales que te da.

¿Cuantos Vasos de Agua son 1 Litro?

Normalmente un vaso de agua son 250 ml, y un litro son 1.000ml. Por lo tanto cada litro de agua es equivalente a 4 vasos de agua.

Sin embargo, existen botellas con las que puede medir tu ingesta de agua en ml (Mililitros). Cómo te comente yo me compre una botella de 500 ml, y considero que media botella es equivalente a 1 vaso de agua.

Espero que mi rutina te ayude a beber más agua. Te aseguro que veras muchos beneficios y te sentirás mejor si comienzas a beber más agua cada día. ¡Un Abrazo!

Cómo Detectar la Intolerancia al Gluten: Celiaco, Sensibilidad o Alergia?

Cómo Detectar la Intolerancia al Gluten: Celiaco, Sensibilidad o Alergia?

El sistema digestivo, al ser el encargado de procesar todos los alimentos o líquidos que consumimos, se encuentra realmente expuesto. Por lo cual, es bastante común que luego de ciertas comidas, se manifiesten molestias o síntomas gástricos. Entre ellos, la intolerancia al gluten, que es una enfermedad o condición relativamente nueva; es una causa frecuente de este tipo de problemas. Debido a esto, comentaremos cómo detectar la intolerancia al gluten.

¿Qué es el gluten?

El gluten, es una proteína que se encuentra presente en una enorme cantidad de alimentos, de hecho, en los más comunes. Puesto que, es componente esencial de las harinas, cereales y alimentos derivados del trigo, centeno, cebada, avena, entre otros cereales. De hecho, es el gluten la proteína responsable de la elasticidad de las masas de pan; además, ayuda a que ocurra la fermentación con ayuda de levaduras, para preparar muchos alimentos.

Desafortunadamente, son las propias características del gluten y sus componentes, (las glicoproteínas gliadina y glutenina); las que hacen de este componente común de los alimentos, un potencial agente generador de intolerancia. De hecho, en la actualidad existe una clasificación completa respecto a la intolerancia al gluten; basado en las personas que manifiestan síntomas de una u otra manera tras su consumo. Los tipos de intolerancia al gluten son los siguientes:

Enfermedad celiaca

La primera entidad o enfermedad autoinmune (por lo que es hereditaria) que reporta una gran intolerancia al gluten, es la enfermedad celiaca. En la cual, existen cambios (atrofia) en el epitelio o vellosidades intestinales que impiden la correcta absorción de nutrientes y alimentos. De modo que, los síntomas de celiaquía no solo se despiertan al consumir gluten; también son causados por ciertos carbohidratos, lípidos o grasas, proteínas e incluso ciertas vitaminas.

Curiosamente, la enfermedad celiaca es relativamente “nueva” pues es en la actualidad que su detección se ha incrementado. En España, estudios proyectan que al menos 1 de cada 100 personas padece de enfermedad celiaca. Lo cual es realmente lamentable, pues es una enfermedad que restringe bastante la alimentación. Entre los síntomas de celiaquía o enfermedad celiaca tenemos:

  • Diarrea crónica (muy frecuente)
  • Distención o inflamación abdominal
  • Debilidad o fatiga
  • Erupciones en la piel
  • Estreñimiento (alterno con diarrea)
  • Dolor de cabeza
  • Raquitismo (pérdida de peso grave)
  • Alteraciones del esmalte dental
  • Fracturas de huesos espontáneas

Alergia al gluten

Por otra parte, la alergia al gluten es también otra enfermedad o condición autoinmune, que es propia de cada persona; la cual, también puede ser hereditaria, aunque puede presentarse de forma aislada en cualquier persona. En ella, básicamente la ingesta de gluten desencadena una reacción inflamatoria por parte del sistema inmune; producto del reconocimiento del gluten como un agente dañino, liberando agentes proinflamatorios como histamina y prostaglandinas.

En este caso, la enfermedad puede desarrollarse o manifestar a cualquier edad, desde lactantes hasta adultos; además, los síntomas de la misma son variados, es decir, que en algunas personas pueden ser muy leves y en otras muy graves. Por ejemplo, puede producir una ligera inflamación en los labios, hasta un choque anafiláctico que pone en peligro la vida. Los síntomas de alergia al gluten (posterior a su consumo o incluso contacto):

  • Diarrea
  • Vómitos
  • Dolor abdominal
  • Cuadros de asma
  • Tos seca
  • Laringitis
  • Rinitis
  • Conjuntivitis
  • Edema o inflamación
  • Urticaria y prurito
  • Dermatitis atópica
  • Choque anafiláctico
  • Sangrado digestivo

También te puede interesar mi Artículo –> Cómo Identificar la Rinitis Alérgica, Rinoconjuntivitis y Vasomotora

Sensibilidad al gluten

Dentro de toda la clasificación de enfermedades generadas por el gluten, esta es la más reciente y que se encuentra en estudio. Además, es una enfermedad de difícil diagnóstico, pues tiene síntomas muy similares a las anteriores. Sin embargo, las personas sensibles al gluten, no pueden ser catalogados ni como celiacos ni como alérgicos al gluten; pues las pruebas diagnosticas para cada caso no resultan francamente positivas. En simples palabras, los sensibles el gluten simplemente enferman al comerlo (de forma inespecífica)

El inconveniente con esta enfermedad, es que no se diagnostica con frecuencia, de hecho, muchas personas son mal diagnosticadas; es decir, que al acudir a atención médica son diagnosticados con indigestión, diarrea viral, infección por bacterias e incluso hipocondría. Lo cual es impactante, ya que, se calcula que al menos 10% de la población en España tiene esta enfermedad. Ahora bien, algunos síntomas de la sensibilidad al gluten son:

  • Erupciones cutáneas o eccemas
  • Dolor abdominal persistente
  • Diarreas frecuentes
  • Confusión y fatiga
  • Náuseas y vómitos
  • Estreñimiento
  • Adormecimiento de extremidades
  • Distención o inflamación abdominal

¿Cómo detectar la intolerancia al gluten?

Como es evidente, existen muchas formas de presentar síntomas posteriores a la ingesta de gluten, aunque identificarlos no es sencillo. Sobre todo, porque las personas suelen acostumbrase a ellos, pues lo ven como algo normal o no lo toman en cuenta. Aunque, cuando los síntomas se tornan muy molestos, ya es cuando se busca atención médica. Una forma fácil de detectar la intolerancia al gluten, es una dieta restrictiva.

Es decir, consumir por al menos una semana alimentos completamente libres de gluten, que por suerte existen. Si se trata de una intolerancia al gluten, todos los síntomas deberán desaparecer o disminuir al mínimo posible; si persisten, puede tratarse de otra intolerancia, como intolerancia a la lactosa. De hecho, los profesionales de salud usan este método como principal arma de diagnóstico clínico.

Sin embargo, existen pruebas complementarias que sirven para dar un diagnostico definitivo de la causa de intolerancia. Como es el caso de un estudio endoscópico para evaluar las vellosidades intestinales en busca de atrofias (enfermedad celiaca). Así como también, pruebas inmunológicas con exposición controlada al gluten en busca de reacciones alérgicas. En cualquier caso, lo mejor es acudir a atención especializada ante cualquier síntoma o sospecha.

Seguro podría interesarte mi otro artículo –>  Cómo saber si tengo Intolerancia a la Lactosa: Detectarla y Tratarla!

¿Existe un tratamiento de intolerancia al gluten?

No es posible hablar de un tratamiento concreto para esta intolerancia, ya que existen varias enfermedades o causas. En cualquier caso, abandonar por completo el consumo de productos con gluten, es el principal tratamiento. Posteriormente, los profesionales de salud decidirán ciertas conductas y tratamientos; una vez que se ha diferenciado si se trata de enfermedad celiaca, alergia al gluten o sensibilidad al gluten. Partiendo de esto, sin duda alguna la atención profesional es vital.

En conclusión, es muy importante saber cómo detectar la intolerancia al gluten para acudir a atención médica inmediata; puesto que, existen patologías peligrosas como la enfermedad celiaca, que se asocian con intolerancia a esta proteína. Así como también, si se trata de una alergia, esto puede ser muy peligroso. En vista de esto, los síntomas antes señalados ayudan a sospechar y recurrir a la opinión profesional.

Cómo saber si tengo Intolerancia a la Lactosa: Detectarla y Tratarla!

Cómo saber si tengo Intolerancia a la Lactosa: Detectarla y Tratarla!

Los productos lácteos guardan una relación estrecha con el ser humano desde tiempos remotos; ya que, estos alimentos forman gran parte de la alimentación diaria. Asimismo, se conoce que los productos lácteos constituyen uno de los grupos de alimentos más completos y equilibrados. A pesar de ello, en la actualidad, han producido cierta “resistencia” en las personas; desencadenando síntomas intestinales desagradables. En atención a esto, hablaremos sobre qué es y cómo saber si tengo intolerancia a la lactosa.  

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

La lactosa, una vez ingerida, tiene que ser digerida por el organismo; es decir, deben separarse los componentes de la lactosa, para que pueda ser utilizada como fuente de energía. En concreto, la enzima encargada de hidrolizar (separar) la lactosa es una disacaridasa, que tiene por nombre lactasa; esta enzima se produce en las células intestinales (enterocitos) y su concentración en el intestino suele ser baja; no aumenta con el consumo de más lactosa, a diferencia de otros azúcares.

De esta forma, dado que el cuerpo humano requiere de lactasa para digerir la lactosa, la intolerancia a la lactosa no es más; que un desequilibrio entre la cantidad de lactasa (enzima) que se encuentra en la mucosa intestinal, y la cantidad de lactosa (azúcar) ingerida que llega al tracto digestivo. En consecuencia, se produce una mala absorción de la lactosa. De manera que, el excedente de lactosa que no puede ser digerido, permanece en la luz de la mucosa intestinal.

Como consecuencia, la lactosa que no se absorbe, produce un efecto osmótico en el intestino, es decir, atrae agua a la luz intestinal; aproximadamente el triple de lo que en condiciones normales estaría presente, generado diarrea.  De igual manera, esta lactosa que no es absorbida, llega integra al colón donde es fermentada por la acción de las bacterias intestinales; generando una gran cantidad de gases que producen flatulencias.

Síntomas de la intolerancia a la lactosa

Debido a lo antes expuesto, la acumulación de estos gases y líquidos en el intestino dará lugar a distensión abdominal, dolor abdominal, nauseas, diarrea, meteorismo (acumulación de gases en el intestino) flatulencias; sintomatología que se pone de manifiesto posterior al consumo de algún producto lácteo, y que la intensidad de los síntomas depende de la cantidad de lácteos ingeridos.

¿Cómo se produce la intolerancia a la lactosa?

Una de las principales causas de la mala absorción de la lactosa, es la disminución progresiva de la concentración de lactasa en el intestino delgado; como consecuencia de una alteración genética (intolerancia primaria). En consecuencia, las personas que padecen de esta condición suelen mantener entre un 10 y un 30% de actividad de lactasa en el intestino. Por ello, generalmente los síntomas son leves, pero molestos; por lo común, estos síntomas se desarrollan cuando se consume una cantidad que sobrepasa la capacidad de la lactasa existente.

De igual modo, otra de las causas de la intolerancia a lactosa se debe a un déficit de la concentración de lactasa como consecuencia de un daño intestinal temporal y recuperable; por lo que esta mala absorción de lactosa desaparece cuando ya se haya curado la intolerancia primaria (gastroenteritis aguda, enfermedad inflamatoria intestinal, la toma de ciertos antibióticos, operaciones quirúrgicas, entre otras) y la mucosa intestinal logre regenerarse, revirtiendo de esta manera dicha intolerancia.

¿Cómo saber si tengo intolerancia a la lactosa?

Toda persona que sufra de esta enfermedad o condición, notará que luego de consumir productos lácteos, aparecen los síntomas. En algunos casos, pueden ser tan leves que realmente no despierten alarma en las personas; mientras que, en otros la sintomatología es tan fuerte, que deben recurrir a atención medica inmediata.

Para el diagnóstico de cualquier patología es fundamental conversar con el paciente e interrogarlo; esto permite al médico conocer si existe algún tipo de relación directa entre el consumo de lácteos y la producción de los síntomas. Además, se puede indicar una dieta exenta de lácteos durante dos semanas con la finalidad de observar si la sintomatología disminuye, persiste o ha desaparecido.

En algunos casos, el médico tratante puede considerar la realización de pruebas confirmatorias; como el test de hidrógeno espirado con sobrecarga de lactosa, prueba de galaxilosa en orina o la actividad de lactasa en biopsia intestinal. Sin embargo, son pruebas complementarias que se utilizan en casos específicos.

¿Cómo se quita la intolerancia a la lactosa?

Puesto que las manifestaciones sintomáticas vienen dadas por el consumo de productos lácteos, uno de los tratamientos consiste en disminuir o eliminar el consumo de estos productos. En caso de disminuir su ingesta, se recomienda repartir la dosis total que se quiera consumir en cantidades más pequeñas y a lo largo del día, en lugar de consumirlo en una sola toma. Curiosamente, el yogurt, a pesar de ser un producto lácteo, contiene microorganismos capaces de producir lactasa, generando un proceso de auto digestión de la lactosa (en el propio yogurt).

Por supuesto, cuando los síntomas aparecen de forma accidental, es decir, por ingesta de lácteos que pasa desapercibida; lo mejor que puede hacerse es mantenerse bien hidratado, para reponer la pérdida de líquido. Además, tomar medicamentos antiflatulentos, que existen muchos de venta libre; además, a diferencia de otros casos, no se recomienda parar la diarrea medicamente, pues el cuerpo debe expulsar los restos de lactosa para mejorar. También, consumir analgésicos puede ayudar a sobrellevar el dolor.

¿Cuáles son los alimentos prohibidos para intolerantes a la lactosa?

Todos aquellos alimentos que contengan leche de mamífero: queso, nata, mantequilla, yogur, suero, leche en polvo, leche evaporada, crema para batir, algunos helados, salsas, cremas, chocolate con leche, entre otros. Es por esto que es importante conocer los ingredientes de los alimentos que consumimos; de igual forma, conocer que cantidad de estos alimentos se puede consumir sin que se presenten las molestias intestinales.

Afortunadamente, como la intolerancia a la lactosa cada día va en aumento, se han desarrollado muchos alimentos alternativos; actualmente, existe la leche deslactosada y una gran cantidad de productos derivados de la misma. También, la leche de soja, almendras, coco, entre otras, se ha convertido en un excelente reemplazo para la leche de vaca; aunque siempre es recomendable el consumo de suplementos de calcio, pues la leche es una de las principales fuentes.

En conclusión, la intolerancia a la lactosa, más que una enfermedad es una condición propia de cada persona; además, prácticamente todos somos intolerantes a la lactosa, cuando se consumen demasiados lácteos y sus derivados. Por ende, las heces blandas o incluso la diarrea, suele producirse con frecuencia. Sin embargo, los propiamente intolerantes, no toleran incluso pocas cantidades; por ello, deben evitar completamente su consumo, sobre todo, porque es una condición que no se cura.

Cómo hacer una Dieta Alcalina: Ejemplo Completo de Menú Alcalino

Cómo hacer una Dieta Alcalina: Ejemplo Completo de Menú Alcalino

Hay una frase que se utiliza frecuentemente en el medio holístico que dice: “Si una persona desea sanar, hay que preguntarle si está dispuesto a abandonar lo que la enfermó en primer lugar”. Esto aplica para hábitos alimenticios, pensamientos, sentimientos y acciones. ¿Quieres sanar a través de los alimentos? Déjame enseñarte cómo hacer una Dieta Alcalina.

Principios Básicos de una Dieta Alcalina

Antes de entrar al detalle de cómo es un menú alcalino, por favor lee –> Cómo es la Alimentación Alcalina. Será de gran beneficio para ti entrar en los detalles de este tipo de alimentación.

Sin embargo, te puedo adelantar, que una alimentación alcalina se basa en alcalinizar el PH de nuestro torrente sanguíneo, de hecho, nuestra sangre tiene un PH de 7,40 lo que quiere decir que es ligeramente alcalino. Mantener la alcalinidad le permitirá a nuestro cuerpo funcionar mejor y a librarnos de ciertos padecimientos que tiene origen en la forma de alimentarnos.

Básicamente, la dieta alcalina se encargó de clasificar los alimentos según el tipo de residuo que dejan en el organismo una vez que los ingerimos, este tipo de residuo o ceniza se divide en alcalino o ácido. Veamos cuáles la división.

Alimentos Acido Vs Alimentos Alcalinos

¿Por qué Adoptar una Dieta Alcalina?

Son muchos los beneficios de alimentarte alcalinamente, dentro de los cuales se incluye: reforzar el sistema inmune, evitar ciertos tipos de cáncer, mejorar el sistema digestivo, además de aumentar nuestros niveles de energía y vitalidad. Un cuerpo alcalino es fuente de vida y salud mientras que un cuerpo ácido es un caldo de cultivo para el desarrollo de enfermedades y acidosis metabólica.

La idea será que te vayas haciendo consciente de cómo estás alimentando tu cuerpo y vayas modificando tus hábitos alimenticios de forma gradual. Sé y entiendo que abandonar la proteína animal (carne roja, cerdo, pollo y pescado) los lácteos (leche, yogurt, quesos y natas) harinas refinadas (pan, dulces, bollería, tortas, galletas) huevos, café y azúcar es un cambio monumental. Por eso mi recomendación es que en primer lugar, en vez de eliminarlos tajantemente, vayas buscando sustitutos vegetales y luego hagas la disminución de los alimentos ácidos hasta eliminarlos por completo.

Mi Experiencia: Adoptando una Dieta Alcalina

En mi caso personal, tengo tres años ajustando mis hábitos alimenticios a un estilo más alcalino, en mi alimentación diaria ya no existen: las carnes rojas, pollo y cerdo; actualmente solo consumo pescados azules: atún, sardinas y salmón; aunque son ácidos, los consumo unas dos o tres veces por semana solamente y porque tienen buenos aportes de omega3. Los lácteos desaparecieron de mi dieta, consumo solo un helado ocasional o cuando me provoca un yogurt, la frecuencia sería algo así como una vez al mes. El azúcar refinado no existe en la despensa de mi casa, si algo se debe endulzar, utilizamos estevia o miel. Ocasionalmente también consumo pan, torta o cereal tipo Corn Flakes, pero solamente una vez al mes. Confieso que los huevos y el café, continúan en mi dieta y por ahora no me veo eliminándolos; sin embargo los consumo solo dos veces por semana. Para el caso de los refrescos, enlatados, embutidos, jugos pasteurizados y alcohol son inexistentes en mi vida, quedaron fuera del mapa hace mucho tiempo.

Como verás, los cambios no son radicales sino más bien progresivos, buscar un equilibrio será clave. Mi recomendación para comenzar es que hagas una proporción 80/20; es decir, consumir alimentos alcalinos en un 80% y alimentos ácidos en un 20%. Te puedo contar que este tipo de alimentación alcalina en conjunto con el ayuno intermitente han estabilizado mis niveles de glucosa en sangre (yo solía ser adicta a los dulces), además de mejorar mi salud digestiva, incrementar mis niveles de energía, reforzar mi sistema inmune y sobre todo a alcanzar mi peso ideal. Hoy compartiré contigo un ejemplo de alimentación alcalina que puedes empezar a aplicar.

¿Quieres aprender más sobre Ayuno Intermitente? Te lo cuento todo –> Cómo hacer Ayuno Intermitente: Tipos, Beneficios y Experencia Propia

Ejemplo de Dieta Alcalina

En este segmento quiero explicarte a detalle cómo funciona un menú alcalino y darte las indicaciones en cada comida, para que puedas armar tu propio menú y sentirte cómodo al iniciar esta dieta alcalina que te cambiará la vida. ¡Vamos a ello!

En Ayunas.

Puedes consumir una taza de agua tibia, agua tibia con limón, agua tibia con limón y media cucharadita de bicarbonato o té de jengibre. Esta es una especie de depurativo natural que te ayudará a alcalinizar y a que tus órganos se preparen gentilmente para cumplir sus funciones.

Desayuno.

Acá puedes incluir jugos verdes y muchas frutas. Puedes consumir todas la frutas que te gusten y en la cantidad que desees. También puedes incluir un puñado de frutos secos. Acá en Venezuela, acostumbramos a comer arepas en el desayuno, así que unas dos o tres veces por semana consumo arepas con huevos o con aguate y otros vegetales.

Te recomiendo mi artículo sobre Jugos Verdes, te cuento mis combinaciones favoritas –> Cómo Adelgazar con Jugos Verdes: 7 Recetas Diferentes

Merienda: ½ Mañana.

Puedes consumir frutas e incluso les puedes colocar mantequilla de maní o mantequilla de almendras. La combinación de cambur con mantequilla de maní es espectacular.

Almuerzo.

Las verduras de hoja verde siempre deberán estar presente en grandes proporciones, asegúrate de preparar una buena ensalada tamaño jumbo, puedes variar tus menús diarios con lechugas, espinacas, tomates, berro, repollo, zanahorias, cebollas y más. Luego en menor proporción puedes consumir: arroz, quínoa o puré de papas. Incluye verduras y vegetales al vapor o salteados como brócoli, coliflor, espárragos, zanahorias, berenjenas y calabacín. También puedes incluir granos como lentejas, garbanzos, caraotas entre otros. Asegúrate de alternar los alimentos para variar tu menú y que evites aburrirte comiendo siempre lo mismo.

Merienda: ½ Tarde.

Puedes consumir frutos secos, frutas o jugos verdes.

Cena.

Puedes optar por crema de vegetales: apio, auyama, zanahoria o calabacín. También puedes incluir hummus (crema de garbanzos) u otros granos. Ensaladas, vegetales y verduras. A mí particularmente me gusta mucho hacer avena bien espesa con canela y un toque de miel (evita agregarle leche de vaca). Es una comida bastante ligera aunque me llena lo suficiente para dormir tranquila.

Ya no hay excusas, todo será cuestión de variar e incluir muchos alimentos alcalinos a tus hábitos alimenticios, mientras más alcalinidad mayores y mejores beneficios para tu cuerpo. Tu cuerpo te agradecerá toda la consideración que tienes con él. ¡Vamos! Es hora de tomar conciencia, comenzar una dieta alcalina y mejorar. Espero que hayan sido de gran ayuda nuestros consejos. ¡Saludos!

Cómo es la Alimentación Alcalina: Sanando a través de la Alimentación

Cómo es la Alimentación Alcalina: Sanando a través de la Alimentación

Si vas al médico por una afección “X”, seguramente te mandará a hacer un montón de exámenes médicos, te recetará muchos medicamentos y en adición te indicará un régimen especial de alimentación, entonces adivina: ¿cuáles serán los primeros alimentos que deberás eliminar de tu dieta? Los ácidos o mejor dicho los que dejan un residuo ácido luego de haber sido procesados por el organismo. Piensa por un momento en esto, ¿por qué te piden que retires de tu dieta ese tipo de alimentos? ¿Será para que ayudes a tu cuerpo a trabajar mejor? ¿Será para que lo ayudes a sanar? Entonces una vez que mejoras con los “medicamentos” y haciendo la dieta que te indicaron, vuelves a tu mismo estilo de alimentación y tarde o temprano el ciclo vuelve a comenzar.

¿No sabes como comenzar? Te enseño a armar tu propio Menú Alcalino –>  Cómo hacer una Dieta Alcalina: Ejemplo Completo de Menú Alcalino

Sé que cultural, social e incluso personalmente es difícil deshacerse de creencias y mitos con respecto a nuestra forma de alimentarnos. Durante mucho tiempo, hemos adoptado ciertos hábitos alimenticios que consideramos sanos o inocentes cuando en realidad no lo son. Tal es el caso de la carne roja, siempre nos han dicho que es una proteína esencial que no puede faltar, cuando en realidad nuestra fisionomía demuestra que somos herbívoros por naturaleza y que le toma a nuestro cuerpo 7 días deshacerse de residuos tóxicos provenientes de carne en descomposición. También es el caso de los lácteos de origen animal, siempre nos han dicho que es la principal fuente de calcio y que es esencial para el desarrollo de los huesos, cuando en realidad somos naturalmente intolerantes a la lactosa y el consumo de estos está directamente relacionado con el desarrollo de ciertos tipos de cáncer. Hay muchos intereses detrás de los grandes sectores industriales como los de la carne, lácteos, azúcar, alimentos procesados y sobre todo el farmacéutico, a los que no les interesa que un doctor te diga que tu manera de alimentarte es una de las grandes responsables de tus males de salud. Imagino que es descomunal el dinero que hay detrás de todo eso y lo peor es que se apoyan en los gustos de los consumidores; simplemente hay muchas personas que no están dispuestas a dejar o abandonar sus malos hábitos alimenticios que es lo que en realidad las enferma.

Mi intención no es encadenarme a las puertas de una gran corporación y exigir que se divulgue la verdad o convencerte de que te unas a mí y te conviertas en un protestante por los derechos de la buena salud; mi verdadera intención es concientizarte sobre tus hábitos alimenticios y cómo puedes mejorarlos. Por eso, estaré hablando sobre la alimentación alcalina y sus muchos beneficios.

En Qué Consiste una Alimentación Alcalina

La dieta alcalina es una teoría que se ha disputado mucho, según la ciencia este tipo de alimentación es un mito que carece de bases científicas que la avalen o sustenten. Sin embargo, cuando te enfermas, lo primero que hacen es prohibirte comer algunos alimentos, ¿sí o no? Entonces, para mí no es tan descabellado adoptar hábitos alimenticios que promuevan un ambiente más agradable o alcalino para que tu cuerpo funcione con la eficiencia y el equilibrio que merece.

El PH lo que hace es medir el nivel de acidez o alcalinidad de una solución, por ejemplo, el agua tiene un ph de 7 en una escala de 0 a 14, entonces el agua tendría un valor neutro por estar justo en el medio. Ahora bien, todo lo que tenga un valor por encima de 7 es alcalino y todo lo que tenga un valor por debajo de 7 es ácido. Nuestro cuerpo tiene un ph aproximado de 7,4 en sangre, lo que quiere decir que es ligeramente alcalino; sin embargo, hay otros sistemas que requerirán de cierto nivel de acidez para hacer sus funciones básicas, como es el caso de los intestinos, el estómago y la vagina.

Cada vez que consumimos un alimento, nuestro cuerpo lo procesará, sintetizará y utilizará como combustible, luego de esto, el alimento dejará un residuo o ceniza que dependiendo de su composición será un residuo ácido o alcalino. Veamos cuáles son estos alimentos.

Alimentos Ácidos vs Alimentos Alcalinos

Tal como lo expliqué anteriormente, podemos clasificar los alimentos según el residuo que dejan en el cuerpo luego de ser consumidos, acá te dejo el detalle

Alimentos Acido Vs Alimentos Alcalinos

Ya tenemos la clasificación y ya sabes entonces en qué alimentos te puedes apalancar para construir un estilo de vida o hábito alimenticio más sano y alcalino. Particularmente y para comenzar, te recomiendo hacer un equilibrio entre alimentos ácidos y alcalinos con una proporción 80/20; es decir, incluye en tu dieta un 80% de alimentos alcalinos y un 20% de alimentos ácidos; sin embargo, hay algunos alimentos ácidos que no aportan ningún tipo de beneficio y los puedes eliminar por completo de tu vida; como es el caso de: el azúcar refinado, refrescos, jugos envasados, embutidos y enlatados.

Cómo Sustituir los Alimentos Ácidos

Existen muchos alimentos de origen vegetal que pueden sustituir perfectamente alimentos ácidos e incluso tienen mayor valor nutricional. Veamos un ejemplo.

Leche de vaca. Tal como lo comenté, aún existe en el imaginario colectivo que la leche de vaca es la única y principal fuente de calcio; sin embargo, está completamente demostrado que no es así, existen muchas alternativas vegetales que reemplazan la leche de vaca con mayor y mejor eficiencia para nuestro cuerpo. Por ejemplo, puedes hacer leche de coco, leche de almendras y leche de soja e incluso hay mayor porcentaje de calcio en el brócoli, higos secos y garbanzos. Así que consúmelos porque de paso son alcalinos.

También puedes consumir complementos naturales que alcalinizan tu PH en sangre, como es el caso del cloruro de magnesio (siempre está presente en mi vida) el bicarbonato, el aceite de oliva y el aceite de coco orgánico o para consumo humano.

Diferencias entre un Cuerpo Ácido y un Cuerpo Alcalino

En esencia, lo que se busca con una alimentación alcalina es proveer al cuerpo de las mejores condiciones para que realice sus funciones de forma óptima además de evitar el desarrollo de enfermedades. Recuerda que somos lo que comemos y nada más cierto en cuanto al cuerpo se refiere. Al alimentarte con un adecuado balance entre ciertos alimentos ácidos y mayormente de alimentos alcalinos, promoverás la alcalinidad de la sangre para que cumpla su función de llevar oxigeno de calidad a todas las células.

Un cuerpo ácido, o con un ph en sangre menor a 7,4 será un caldo de cultivo para el desarrollo de enfermedades e incluso puedes desarrollar acidosis corporal o acidosis metabólica que básicamente se desarrolla por los alimentos que consumimos. Muchas personas viven con esta condición y ni siquiera lo saben, acá te dejo algunos síntomas:

  • Fatiga crónica
  • Dolor de cabeza
  • Acné
  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Respiración corta
  • Encías inflamadas
  • Dolor articular

Beneficios de una Alimentación Alcalina

Ahora bien, un cuerpo alcalino tendrá un PH de 7,4 o ligeramente por encima, funcionará de manera óptima, será más resistente al desarrollo de enfermedades y te sentirás mucho mejor, tu cuerpo te lo agradecerá. Repasemos los beneficios de una alimentación alcalina.

  • Previene la osteoporosis
  • Equilibra el sistema hormonal
  • Depura el organismo
  • Reduce el riesgo de diabetes
  • Regula la tensión arterial
  • Previene algunos tipos de cáncer
  • Evita infecciones urinarias
  • Mejora las funciones digestivas e intestinales
  • Ayuda a bajar de peso
  • Interviene en la regeneración celular
  • Ayuda a aumentar los niveles de energía y vitalidad
  • Mejora el rendimiento cognitivo y la claridad mental
  • Fortalece el sistema inmune

Por experiencia propia sé que adoptar nuevos hábitos alimenticios puede generar cierta resistencia; sin embargo, mantener tus metas de salud claras y que el amor verdadero hacia tu cuerpo esté presente, serán fundamentales para el éxito de tu plan de alimentación. ¿Por qué esperar a sentirte mal para que te obliguen a comer bien? A mí me parece mejor apoyar a nuestro cuerpo con verdadera consciencia y evitar las enfermedades que se originan por una mala alimentación. Y tú, ¿ya empezaste a comer de forma alcalina?

Cómo Hacer que mi Hijo Coma Bien: 11 Geniales Consejos

Cómo Hacer que mi Hijo Coma Bien: 11 Geniales Consejos

¿Sabías que las papilas gustativas de los niños, están en mayor cantidad y son mucho más sensibles que las de los adultos? Tal vez esta sea una de las grandes razones por las que aceptan o rechazan ciertos alimentos.  Su sentido del gusto está tan magnificado que es un elemento clave para comprender su rechazo hacia algunos alimentos.

Es cierto que los hábitos alimenticios de algunos niños  son un tema de preocupación para los padres, quizá haya niños con menor apetito que otros, quizá sus necesidades a la hora de comer no cumplen con tus expectativas, no les agrada el sabor de algunos alimentos o en efecto puede que tengan muy malos hábitos alimenticios y utilizan la comida como un chantaje emocional. Antes de que pierdas la cordura y que la hora de comer se convierta en una pesadilla, es importante que tengas en cuenta ciertos aspectos que acompañan a los niños en su forma de alimentarse, toma nota.

Información Clave para que tu Hijo Coma Bien

Esta información es de gran utilidad y te ayudará no solo a comprender mejor la manera de comer de tu hijo sino a evitar preocuparte más de la cuenta, ya que esas preocupaciones pueden llevarte a cometer errores en la creación de buenos hábitos alimenticios. Veamos en qué consiste la información.

  1. Si tu hijo come poco pero no está perdiendo peso ni dejando de crecer, todo está bien.
  2. Si tu hijo tiene más de un año de edad, es normal que coma menos. Evita esperar que coma las mismas cantidades que cuando tenía 9 meses. Su proceso de crecimiento en los primeros meses era más rápido y requería de mayor aporte energético; sin embargo, luego del primer año el crecimiento es más lento y no requerirán de grandes porciones de comida.
  3. El estómago de los niños es muy pequeño y se llena con unas cuantas cucharadas.
  4. Si tu hijo deja algo de comida en el plato, evita obligarlo a comer todo. Él come lo que necesita.
  5. Si tu hijo lleva varios días sin comer nada, llévalo al pediatra, es posible que esté enfermo y requiera asistencia médica.
  6. Si tu hijo está perdiendo peso y no está creciendo, será necesaria la atención médica.

Ahora bien, tomando en cuenta estos aspectos, ya estás preparada para enseñarlo a comer correctamente, hoy te traje algunos consejos, vamos a por ellos.

Consejos para que tu Hijo Coma Bien

Tu hijo puede comer mejor, créeme. Hoy te cuento los 11 consejos para que tu hijo coma bien y disfrute de la comida. Paciencia, sí se puede.

Establece buenos hábitos alimenticios.

Tu hijo deberá aprender a comer de todo, si hay algo que no le guste no lo obligues; pero evita reemplazarlo por otra cosa que sí sea de su agrado. Él deberá entender que esa es la comida que hay y que debe consumirla si tiene hambre.

Inclúyelo en la preparación de los alimentos.

Esto hará que se interese por la comida y le preste más atención ya que estuvo involucrado en el proceso. También es buena idea que la comida tenga un toque o forma divertida, esto lo hará más atractivo a la hora de comer.

Establece una rutina.

Es importante crear buenos hábitos a la hora de comer, así que procura que sea siempre a una misma hora, inclúyelo en la preparación de la mesa como con los platos, cubiertos y demás accesorios. Que la hora de comer se desarrolle en un ambiente agradable.

Evita las distracciones.

La radio, el televisor, los videojuegos y otras distracciones deberán quedar fuera del panorama a la hora de comer. Una buena música relajante de fondo, puede ser agradable a la hora de la comida.

Evita obligarlo a comer.

Si no desea comer, no lo obligues. Simplemente retira su plato de forma calmada y evita tratar de darle algo que sustituya la comida. Eventualmente sentirá hambre y comerá todo lo que le des.

No te hagas la vista gorda.

Evita tolerar malos hábitos, como comer con la boca abierta, hacer pequeños desastres fuera del plato, pararse repetidas veces de la mesa, en fin, los buenos hábitos al comer importan.

Evita hacer de la comida un premio o castigo.

Lo mejor es que el niño vea la comida como algo cotidiano que hay que hacer. Si lo utilizas como una especie de chantaje, él eventualmente también lo aprenderá a utilizar a su favor.

No te des por vencido al primer “no”.

Es posible que el niño requiera tiempo para hacer que sus papilas gustativas se vayan acostumbrando al sabor. Insiste delicadamente y paso a paso hasta que logre comer de todo. Recuerda tener paciencia y constancia para que tu hijo coma bien.

Evita criticar su manera de comer.

Trata de ser tolerante, no lo regañes si come lento o no come. Enfoca la atención en crear un ambiente agradable y no juzgarlo. Recuerda que queremos que coma bien y disfrute de la comida.

Evita darle chucherías.

Sobre todo antes de la comida, esto puede disminuir su apetito. Sentarse a la mesa con hambre es fundamental para que sienta atracción por los alimentos, a nadie le gusta comer sin hambre.

Enséñalo a comer solo.

Esto desarrollará su autonomía y evitará sentirse presionado a comer todo lo que le den. Los niños son muy inteligentes y sentir que tiene la autoridad lo ayudará a comer bien.

Es importante tomar en consideración que crear buenos hábitos alimenticios es una tarea que requerirá de persistencia y mucha paciencia, tarde o temprano quedarán instaurados. Repetir día a día estos buenos hábitos, demostrando confianza en nuestros actos y sobre todo dando el ejemplo, irá reforzando en el niño una conducta positiva a la hora de comer. Espero que sean de ayuda estos consejos y que tu hijo aprenda a comer bien. ¡Saludos!